Buscar
  • Ariadna Vallverdú

Por qué el té podría ser la mejor bebida para los deportistas



Si consumes esta bebida de forma habitual, probablemente estés de acuerdo en que existe un tipo de té para cada momento de la vida. Pero ¿sabías que el té puede ser un perfecto acompañante para tus sesiones de entrenamiento?


En este artículo te contamos cómo puedes convertir tu taza de té en tu mejor aliada ¡antes, durante y después del ejercicio!


Un té para cada momento de tu workout

Independientemente de si prefieres caminar a buen ritmo, asistir a clases de yoga o de spinning o si te gusta levantar pesas, tomar una taza de té puede beneficiarte de mil maneras. Pero, ¿qué tipo de infusión la más adecuada para cada momento de tu sesión de entrenamiento?


Antes: ¡Prepára-TE!


Aquellos tés que contienen una pequeña cantidad de cafeína (como el té verde o las demás variedades de la planta Camellia sinensis) son energizantes y estimulantes y, por lo tanto, son ideales para consumir en la mañana o antes de hacer ejercicio.


Además, ¿sabías que el té verde ayuda a acelerar la pérdida de peso? Varios estudios afirman que esta infusión milenaria incrementa ligeramente el gasto calórico y mejora la oxidación de grasas, por lo que, si lo consumes antes de ejercitarte, aprovecharás sus beneficios por partida doble: por una parte, aumentarás tu rendimiento y, por otra, quemarás más calorías.



Durante: Hidráta-TE


A lo largo de tu workout, es esencial que te mantengas hidratado para que tus niveles de energía se mantengan estables. Para ello, prepárate una deliciosa bebida isotónica natural: elige el tipo de té que más te guste y, opcionalmente, añádele algo de azúcar (aunque, si estás pensando en bajar de peso, ¡mejor no lo añadas!) y ve dándole pequeños sorbos a lo largo de la sesión.


Si prefieres tomarlo frío, prepáralo la noche anterior y guárdalo en el refrigerador… ¡y disfruta de una nueva bebida para deportistas muy refrescante!


Después: Recupéra-TE



Por otra parte, a muchas personas no les gusta (o simplemente no les va bien) practicar deporte por la mañana y prefieren hacerlo más tarde. Incluso hay quienes entrenan en la noche, poco antes de acostarse. Aunque no está totalmente demostrado que esta práctica interfiera en la calidad del sueño, hay personas que irremediablemente se estimulan cuando hacen deporte antes de ir a dormir y esto les impide relajarse.


Si te has ejercitado al final del día, te recomendamos que te sirvas una taza de alguna infusión que posea propiedades sedativas, como el té de manzanilla o el té de menta. Estas tisanas no solo relajarán tu mente y tu respiración, sino que también aliviarán la tensión muscular provocada por el ejercicio y, por lo tanto, te permitirán recuperarte mucho más rápido de tu entrenamiento.



34 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo