top of page
Buscar
  • Ariadna Vallverdú

Cosas que quizás no sabías sobre el té

A pesar de que es una de las bebidas más consumidas del mundo, todavía existen muchos mitos alrededor del té. En este artículo te revelaremos 5 cosas que probablemente no sabías sobre esta bebida milenaria.


Un té no es lo mismo que una infusión (o tisana)

Aunque en Hispanoamérica todavía es frecuente -y está aceptado- el uso de la palabra “” para referirse a una tisana (como, por ejemplo, té de menta o té de manzanilla), en realidad ambos vocablos no se refieren exactamente a lo mismo.

Es fácil confundirlos porque, al fin y al cabo, en los dos casos se trata de una hierba que se deja infusionar con agua caliente y que se sirve en una taza. Sin embargo, mientras que la tisana se obtiene a partir de cualquier hierba o fruta desecada, todos los tés clasificados estrictamente como “té” deben provenir de las hojas de la planta Camellia sinensis.


Solo existen 6 tipos de té


Si bien probablemente alguna vez hayas visitado un establecimiento que tenga una extensa carta de tés con infinidad de nombres distintos (té chai, té Earl grey, té marroquí…), en realidad solo existen 6 grandes tipos de té de los cuales derivan todos las demás: té blanco, verde, oolong, amarillo, negro y rojo. ¿Te gustaría descubrir la diferencia principal entre ellos? ¡Consulta este artículo de nuestro blog!


Cafeína y teína son la misma molécula

La creencia de que la cafeína y la teína son sustancias distintas está tan arraigada que, hoy en día, todavía es posible encontrar en el mercado productos en cuya etiqueta aparece la nota “Libre de teína”.


La razón de que esta afirmación esté tan extendida es que, en 1819, cuando se descubrió la cafeína en el café, ya se conocía la teína del té, y erróneamente sus descubridores creyeron que se trataba de dos cosas distintas. Más adelante, la ciencia detectó que en realidad teína y cafeína son exactamente la misma sustancia. Por este motivo todavía hay personas que asocian ambos conceptos.


¿Sabías que, proporcionalmente, las hojas de té contienen más cafeína que los granos de café? No obstante, para preparar una taza de café se emplea más cantidad de producto, por lo que la bebida resultante es mucho más rica en cafeína.



Nunca debes usar agua hirviendo

Cada té es un mundo y exige un tiempo de infusión determinado. Por ello, lo ideal es prestar atención a las instrucciones del fabricante a la hora de prepararlo.


Sin embargo, como regla general, se recomienda que cuanto más oxidado sea el té, mayor sea su tiempo de reposo y la temperatura del agua empleada. Pero ésta jamás debe superar los 100º, pues en ese caso el sabor, el olor y algunas propiedades del té se verían alterados.

Si quieres saber cómo preparar la mejor taza de té de forma simple, te recomendamos que eches un vistazo a este artículo.


Las bolsitas de té fueron inventadas accidentalmente

El té en saquitos que todos conocemos no fue un invento especialmente diseñado para simplificarnos la labor de prepararnos esta bebida.


Su inventor, Thomas Sullivan (un famoso mercader de té y café), lo empacaba en finas bolsas de seda por una cuestión de logística, creyendo que sus clientes las abrirían para infusionar el té. Sin embargo, los consumidores consideraron que se trataba de un formato muy útil y continuaron empleando las bolsitas del mismo modo en que lo hacemos hoy en día.


¿Sabías que el té, tal y como lo conocemos hoy, también fue descubierto de forma fortuita? En este artículo te contamos un poco más sobre esta curiosa leyenda.



10 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page